Los llaman descapotables, cabrios o convertibles. Y han sido desde hace mucho la representación de la diversión y el lujo en la carretera. Si somos sinceros casi todos nos hemos imaginado en un coche descapotable viajando por un largo camino con vista al mar y disfrutando del viento en nuestra cara.

Este tipo de coche ha pasado por varias etapas a lo largo de su historia. Ha sufrido muchos cambios tanto en sus características como en popularidad. Pero aun así sigue llamando la atención y sigue siendo el sueño de muchos conductores.

Características de un descapotable

La principal característica de un descapotable es que el techo se puede quitar y volver a colocar en su lugar nuevamente. Esto es en realidad lo que lo hace ser un convertible.

Suelen tener 2 puertas. Y varían entre los 2 o 4 asientos. Lo más común es el que el techo sea de lona, aunque también se pueden ver de plástico, vinilo, tela y en los modelos más recientes de metal. Aunque hoy en día, los techos de lona suelen ser de hasta 5 capas para lograr una total protección de los pasajeros.

Cuentan además con sistemas de climatización especiales para ofrecer una experiencia más cómoda. Bien sea en condiciones de frío o calor. Algunos modelos tienen asientos con tapicería resistente a altas temperaturas para su mejor conservación.

descapotables

En la cúspide de la fama

Alrededor de los años 80 y 90 los coches descapotables saltan a la fama. Se consolidan en el gusto del público, especialmente el más joven. Convirtiéndose en una especie de icono de la diversión y éxito.

Decir a ciencia cierta porque se volvieron tan populares en ese entonces sería algo muy difícil. Probablemente la unión de muchos factores logró tal aceptación : la novedad, la sensación de libertad y rebeldía que tanto gusta a los jóvenes y a los no tan jóvenes. E incluso la asociación con el éxito generada entre cosas por la aparición en la pantalla grande.

Bajan las ventas

Con el paso del tiempo, los descapotables dejaron de ser tan populares y los porcentajes de ventas descendieron. Entre las razones por las que pudo ocurrir esto se pudiera mencionar el paso de la moda, llegan autos nuevos y la atención se centra en ellos.

Por otra parte, el poco espacio disponible para los pasajeros (recordemos que a lo sumo cuenta con 4 asientos) en ocasiones no resulta muy práctico. Así como tampoco el tamaño reducido de los maleteros.

La seguridad. Las cosas no son como antes y lamentablemente los amigos de lo ajeno son muchos más de los que solían ser. Los coches descapotables por su propio diseño resultan más vulnerables.

El mantenimiento resulta un tanto complicado. Dado lo expuestos que se encuentran a las inclemencias del tiempo, el polvo y demás elementos contaminantes de hoy en día.

Amados por muchos, olvidados por otros. Los coches descapotables son clásicos que han ido evolucionando y que de seguro estarán entre nosotros por mucho tiempo más. Aunque su popularidad haya disminuido con el paso de los años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *