¿CUÁL ES LA MEJOR PUERTA PARA EL GARAJE?

¿CUÁL ES LA MEJOR PUERTA PARA EL GARAJE?

¿CUÁL ES LA MEJOR PUERTA PARA EL GARAJE?

Esta pregunta es bastante más común de lo que pensamos, ya que son muchísimas las personas que tienen la suerte de disfrutar de una plaza para sus vehículos en un garaje, bien sea de uso privado o exclusivo, o de uso comunitario. En cualquiera de los casos, la respuesta es la misma que le damos a muchas de las cuestiones de esta vida, y es, depende.

Aunque no podamos dar una respuesta cerrada, lo que sí podemos hacer es  repasar algunas de las variables que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir si queremos una puerta convencional o una puerta automática para nuestro garaje, y el caso es que tras hacer un análisis meticuloso, todo parece apuntar a que las puertas automáticas garaje aportan bastantes más ventajas que las puertas convencionales, y a continuación vamos a ver por qué.

Para explicar todo de una forma más clara, vamos a establecer 4 factores principalmente: adaptación, comodidad, seguridad y calidad. Vamos a detallarlos.

ADAPTACIÓN

Es la primera variable porque es una de las más importantes en realidad. La adaptabilidad de las puertas automáticas, frente a la de las convencionales, radica en sus múltiples diseños disponibles. Esto quiere decir, que es mucho más sencillo adaptar nuestras necesidades más específicas, si optamos por una puerta automática. ¿Por qué? Por el aprovechamiento del espacio. Mientras que la mayoría de las puertas convencionales necesitan bastante espacio para abrirse por completo o desplegarse (lo cual en principio es un problema irrelevante en un campo o espacio abierto), las puertas automáticas ofrecen diseños muy específicos para ceñirse al espacio concreto que tenemos. Por ejemplo, en una pequeña plaza de garaje en una calle no muy ancha, sería imposible contar con una puerta abatible convencional ya que abarcaría mucho espacio al abrirse y cerrarse. En su lugar, una puerta automática seccional que se recoja sobre el techo de la plaza, resultaría mucho más eficiente con respecto al espacio del que disponemos.

COMODIDAD

La comodidad de una puerta automática ya podemos imaginar a qué se debe. Exacto, al mando a distancia. La tecnología de las puertas automáticas garaje ha llegado incluso a poder prescindir del mando a distancia, ya que existe la posibilidad de instalar junto a la puerta un lector de matrículas para que solo se abra al leer las matrículas que tenemos registradas.

Sin duda, la comodidad de no tener que bajarte del coche para abrir la puerta, es una gran ventaja y no solo por el hecho de ahorrar una pequeña cantidad de tiempo para abrir y cerrar la puerta (que en según qué momento puede ser mucho si vamos con prisa), sino también por evitar tener que mojarnos si llueve, o pasar frío, que es justo de lo que estábamos huyendo cuando decidimos coger el coche.

SEGURIDAD

¿Es más segura una puerta automática que una convencional? La respuesta es, no siempre, pero en general, sí. Vamos a explicarlo con un caso de la experiencia real.

Con una puerta convencional, que se abre con una llave común, basta con conseguir una copia de la llave o incluso tener los conocimientos suficientes para forzar o abrir la cerradura. En este caso, la desprotección es mayor ya que acceder a nuestra plaza de garaje o incluso de ahí a nuestro domicilio, es una tarea sencilla para la que se necesita muy poco material.

Sin embargo, la mayoría de las puertas automáticas ni siquiera tienen una cerradura, simplemente tienen un sensor para cuando el mando a distancia envíe la señal, y es entonces cuando se abren. Esto hace que como mínimo, quien quisiera entrar, necesitaría previamente haber conseguido uno de nuestros mandos. Y si vamos aún más allá, si contamos además con un lector de matrículas, nos aseguramos de que ni siquiera con un mando de nuestra propiedad, va a poder abrirse la puerta si no es nuestro coche el que se encuentra delante.

CALIDAD

Se trata de una opción de calidad, que nos aporta tanto las ventajas de las que hemos estado hablando, como un servicio cuidado por parte de las empresas especializadas. Por ejemplo en la empresa a la que hacemos hoy referencia, Jimatic, contamos con un servicio de asesoramiento en el proyecto de elección de nuestra puerta, así como un servicio post venta profesional de mantenimiento y de asistencia de incidencias 24 horas.

Desde luego, como decíamos al principio, todo apunta a que las puertas automáticas para garaje, han ganado este partido.

 

Marta Reina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *