Comprar un coche de segunda mano es una buena alternativa para muchos. Sobre todo cuando la economía no anda muy bien. Tiene sus ventajas y desventajas y para evitar que se convierta en una muy mala experiencia y se pierda la inversión, se deben considerar ciertos aspectos para tratar de minimizar el riesgo.

No hay que tomárselo a la ligera. Sobre todo porque no se conoce a ciencia cierta el cuidado que tuvo el propietario anterior, ni las fallas que pueda presentar a futuro.

Por ello, lee y ten en cuenta los siguientes consejos que pueden ayudarte a obtener los mejores resultados al comprar un coche usado.

¿Para qué lo quieres?

El primer punto a considerar es la necesidad real que tengas y por la que has decidido comprar un coche. Debes tener en cuenta la distancia que vas a recorrer, el tipo de actividad que realizas y los elementos que deben formar parte del coche para cubrir tus necesidades. Una vez que tengas este primer punto bien claro, puedes empezar a buscar dentro de las diferentes marcas del mercado el modelo que según sus características se adapte mejor a lo que necesitas.

Infórmate

Busca toda la información que puedas sobre el tipo de coche que quieres comprar. Ubica los mejores vendedores, compara precios, lee sobre los diferentes modelos de coche que puedan ajustarse a lo que estás buscando. Mientras más conozcas será más difícil que caigas en las redes de algún inescrupuloso al comprar un coche de segunda mano.

¿Vendedor particular o concesionario?

Por lo general resulta más confiable comprar en un concesionario. Ya que cuenta con el respaldo de una organización. Y en caso de requerir asistencia o realizar un reclamo es más seguro. Aun así verifica su reputación y busca comentarios sobre las experiencias de otros compradores.

Ahora bien, si la negociación es con un particular, es muy importante elaborar un contrato de compra-venta con todas las disposiciones legales correspondientes. Durante la negociación conviene hacer todas las preguntas necesarias al vendedor para tener una idea del estado del coche y que podemos esperar de él. Como porque lo está vendiendo, si ha tenido otros propietarios, si ha sufrido algún daño importante, etc.

Inspección del coche

Este es el punto más importante a la hora de comprar un coche de segunda mano. Si no tienes mucho conocimiento en la parte técnica, lo más recomendable es que solicites la asistencia de alguien que pueda asesorarte. La inspección del coche debe ser tanto de la parte externa (faros, puertas, maletero, bola de remolque, etc.) como interna (aire acondicionado, luces, estado de la tapicería y olores). Además es recomendable probar el coche antes de cerrar el trato.

Documentos

Solicita la documentación necesaria para verificar que el coche no tiene algún tipo de embargo o ha estado involucrado en accidentes o hechos delictivos. En general, comprueba que tenga todos los papeles en regla.

Comprar un coche de segunda mano no está mal, de hecho puede resultar muy beneficioso para algunos. Sólo se trata de ser un poco más precavido y considerar todas las alternativas antes de tomar una decisión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *