El mantenimiento de nuestro coche es algo fundamental para garantizar el correcto funcionamiento de todos sus sistemas. Y el aire acondicionado es uno de esos sistemas fundamentales para mantener el confort dentro de tu vehículo.

Por ello, no podemos dejarlo a un lado y solo recordarlo cuando llega el verano, porque aunque no lo estemos usando, este requiere de un mantenimiento preventivo, que garantice su funcionamiento justo en el momento en que lo necesitemos.

Además, cuando llega el verano, existe un gran número de ofertas en el mercado. Así que por lo general, el coste de este tipo de mantenimiento tiene un valor moderado que puede ir desde los 150 a los 200 Euros. Todo dependerá de la condición del sistema y del tamaño del vehículo.

Para mantener el buen funcionamiento de tu aire acondicionado te recomiendo que sigas estos sencillos consejos:

  • Debes tener especial cuidado con el filtro del habitáculo, ya que si este se ensucia o esta tapado, el aire acondicionado será deficiente.
  • Debes revisar constantemente la parte eléctrica del sistema, ya que gracias a un problema eléctrico, relacionado con un fusible o conexión, afectará igualmente al buen funcionamiento del aire acondicionado de tu vehículo.
  • Otro incidente que afecta directamente al buen funcionamiento del aire acondicionado de tu vehículo es algún tipo de fuga de gas. Si este es tu caso debes revisar todo el sistema que está compuesto del condensador el evaporador y la tubería.

Si ya sabes cuál es el problema de tu vehículo, puedes recargar el aire acondicionado siguiendo estos pasos:

  • Es importante que utilices todos los equipos de protección personal necesarios para cuidar tu integridad en caso de un accidente.
  • Antes de introducir el refrigerante al sistema se debe verificar que la bobina de condensación esté limpia.
  • Se conecta el kit de carga, en los dos puertos del sistema. El de alta y el de baja presión.
  • Se vacía el aire que quede en el sistema. Y se conecta la botella del refrigerante, para iniciar la carga.
  • Una vez se finalice la carga, encendemos el vehículo para que el gas circule correctamente por todo el sistema.
  • Una vez se compruebes que la carga esté completa, se retira el kit de carga.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *