El próximo 12 de octubre entrarán en vigor en nuestro país las nuevas etiquetas identificativas para coches según su tipo de combustible. El estándar UNE-EN 16942 especifica las 13 etiquetas distintas para cada tipo de combustible. Desde los derivados del petróleo hasta los biocombustibles, pasando por el gas natural, los gases licuados del petróleo, el hidrógeno o el biogás y sus mezclas.

Dónde hay que colocar las etiquetas identificativas

Las nuevas etiquetas identificativas para coches deberán figurar de forma obligatoria cerca del tapón de llenado o de la tapa del depósito de los vehículos nuevos y en los manuales de usuario de los vehículos nuevos. Al mismo tiempo, también deberán estar en los aparatos surtidores de todas las estaciones de servicio de acceso público y en los concesionarios de vehículos.

Estas etiquetas identificativas para combustibles estarán presentes en los 28 países miembros de la Unión Europea. Además de Islandia, Liechtenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía. Todavía está por ver si el Reino Unido aplicará también este nuevo estándar.

Qué coches deben llevar las nuevas etiquetas identificativas

Hay que señalar que la legislación europea solo exige estas nuevas etiquetas para los nuevos vehículos comercializados por primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre del 2018. Los fabricantes no recomiendan a los usuarios colocar las etiquetas en vehículos más antiguos.

Será posible encontrar, por tanto, estas etiquetas en los siguientes vehículos matriculados a partir del 12 de octubre del 2018:

  • Ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos
  • Turismos
  • Vehículos comerciales ligeros
  • Vehículos comerciales pesados
  • Autobuses y autocares

En caso de duda, las marcas de coches sugieren a los consumidores solicitar más información en los concesionarios de coches.

Cómo serán las nuevas etiquetas identificativas para coches

Las nuevas etiquetas identificativas tendrán diferentes diseños según el tipo de combustible. Para así identificarlos más fácilmente. Gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos tendrán una etiqueta con un diseño exclusivo. Las etiquetas de gasolina, por ejemplo, serán circulares y en su interior aparecerá la letra E, junto a un número que indicará los biocomponentes específicos presentes en la gasolina.

Las etiquetas de gasóleo, por su parte, serán cuadradas. En su interior aparecerá la letra B junto a un número, o las siglas XTL, que aluden al diésel sintético. Por último, las etiquetas de combustibles gaseosos tendrán forma de rombo.

Las nuevas etiquetas identificativas para coches servirán como guía sobre el combustible que es compatible con su vehículo. El objetivo de estas etiquetas no es otro que el de ofrecer una mayor información a los consumidores, teniendo en cuenta de la gran variedad de combustibles existentes en la actualidad. Así se lograrán evitar los errores de repostaje de combustible.

En definitiva, a partir del 12 de octubre de este año, una vez que vayamos a una estación de servicio y abramos el tapón de llenado de combustible de nuestro vehículo, un identificador de carburante común será visible tanto en el vehículo como en el aparato surtidor y la maneta de la manguera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *