Cambiar las luces del coche en el momento indicado es una labor que no solo te salvará de una multa. Sino que puede significar la reacción adecuada ante un momento decisivo en carretera. O para evitar un obstáculo cuando conduces y llueve.

Así que el momento adecuado es sinónimo de seguridad. Por eso, te contaremos qué señales debes tener en cuenta para que sepas cuándo cambiar las luces del coche.

¿Cuándo hay que cambiar las luces del coche?

  • El tiempo que tu coche lleva desgastándose. No es lo mismo la cantidad de años a la cantidad de kilómetros que recorres. Por eso no solo debes tener en cuenta los años que tu coche lleva contigo, sino su desgaste. Así que ten en cuenta las siguientes cifras y cambia las luces cuando una de estas dos situaciones llegue primero: 2 años de antigüedad o 40 mil kilómetros.
  • Uno de los focos empieza a emitir menos luz. Aunque te hemos dicho que tengas en cuenta el tiempo, otras situaciones pueden presentarse. Así que si ves que la luz ya no es pareja, es necesario que la cambies. Y muy importante, que cambies los dos faros de una vez. O si no siempre estarán disparejos.
  • Todas sus funciones no sirven. Esto quiere decir que las luces sí funcionan, pero parcialmente. Por ejemplo, no funcionan cuando necesitas pasar de luz baja a luz alta. O por el contrario siempre que prendes las luces del coche pasan directamente a altas.
  • Sientes que haces cada vez más esfuerzo para ver. Así como uno de los focos puede dañarse o desgastarse primero que el otro. Este proceso puede ser paralelo y por ende, un poco engañoso. Así que si sientes que te cuesta ver en las noches o te has llevado algún susto y estás seguro de que no tiene que ver con tu visión, tal vez es momento de que cambies las luces del coche.
  • Revísalas constantemente. Hay algunas luces que son fáciles de identificar si se han estropeado. Pero hay otras que no, como las luces de cruce. Por eso, se recomienda que dentro de tu rutina con tu coche, sumes revisar las luces. Por ejemplo al lavarlo, al pasar por la gasolinera o antes de hacer un viaje largo. Así, sabrás si debes hacer algún cambio y prevenir será mucho mejor.

Finalmente, la recomendación es que, si encuentras un fallo en las luces del coche, lo lleves de inmediato a un experto. Para que sea el mecánico quien determine cuál es exactamente el problema. Si crees que tú solo puedes remediarlo, es posible que no encuentres la fuente del problema, que causes daños colaterales o que no sepas de verdad qué hacer. Por eso, si identificas alguna de las señales que te expusimos con anterioridad, no dudes en llevar tu coche a revisión. Tu seguridad y la de todos los que te acompañan en el coche es lo más importante.

Las luces del coche, compañeras de seguridad en el camino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *